ARJONILLA
 
ÚLTIMA HORA
ARJONILLA
PARA RECORDAR
FALLO DEL CONCURSO LITERARIO "FIESTA DE ESPIGAS"
LOS TRABAJOS PREMIADOS
PROGRAMA OFICIAL DE ACTOS
23 DE JUNIO DE 1984, 25 AÑOS ATRÁS
ITINERARIOS PROCESIONALES VIGILIA 2009
Nuestra sección a lo largo de su historia
"Pange lingua", el himno eucarístico por excelencia
El interior de nuestra Iglesia
EL 31 DE MAYO DE 2008 SE REUNEN ADORADORES E INVITADOS PARA CREAR LA COMISIÓN OFICIAL PARA LA PREPARACIÓN DE LOS ACTOS
EL GRAN FILÓSOFO YA ORDENADO, DESPUÉS DE SU CONVERSIÓN.
ARJONILLA

Facebook
Bienvenidos
CRÓNICA DE UNA CELEBRACIÓN HISTÓRICA
"1909-2009 CIEN AÑOS DE ADORACIÓN NOCTURNA"
HIMNO DEL CENTENARIO

Música: Miguel A. Diaz Carmona
Letra: Aurelio Ortega Barrera

Espigas doradas dieron,
el pan de la vida al mundo
y ese amor en un segundo
se lo entregamos a Dios.

Gracias a piadosos hombres
que en silencio te adoraron
cien años ya se han pasado
viendo tu rostro Señor.

(Estribillo) Que no cese en nuestra vida, tan grande veneración
te lo pedimos, ¡Oh mi Señor!¡Quédate aquí!

Esta tierra de Arjonilla,
Señor te quiere cantar,
no otros cien años, más,
tantos, como tú nos des.

Adorad, adoradores
que la noche sabe a gloria,
así se ha hecho la historia
de esta modesta sección.

Uvas de sarmientos vivos
transformadas en tu sangre
sacian al hombre su hambre
se convierten en amor.

Adorad, adoradores,
que ya está llegando el alba,
calmada esta nuestra alma,
contemplando a nuestro Dios.

(Estribillo) Que no cese en nuestra vida, tan grande veneración
te lo pedimos, ¡Oh mi Señor!¡Quédate aquí!

Adorad, adoradores,
que la noche sabe a gloria,
así se ha hecho la historia
de esta modesta sección.

Adorad, adoradores,
que ya está llegando el alba,
calmada esta nuestra alma,
contemplando a nuestro Dios.

HIMNO DEL CENTENARIO
Música compuesta por Miguel Angel Díaz Carmona
Cartel oficial de la Fiesta de Espigas 2009, realizado sobre óleo por nuestro genial pintor "Marchá", quien lo ha donado desinteresadamente, pudiéndose admirar en los escaparates de "Casa Rosa".
imagen
Cuando en 1.264 a raíz de la institución del Corpus Christi por la Iglesia, florecieron las primeras Cofradías del Santísimo Sacramento, posiblemente nadie pensó en que una asociación de cristianos que se dedican a orar delante del cuerpo de Cristo pudiera influir en ningún aspecto de la vida que no fuese la espiritual propiamente dicha, pero eso no ha sido óbice para que existan detractores, no cristianos precisamente, que ven fantasmas e influencias absurdas de esta obra en el devenir de nuestra sociedad.
Nada más lejos de la realidad como bien se ha manifestado a lo largo de los siglos, por lo que haremos mención de los momentos más relevantes desde estos inicios. Especial importancia cobró la Cofradía radicada en la iglesia de Santa María de Roma en 1.530, fue aprobada y erigida canónicamente por el Papa Pablo III, en 1.539. San Carlos Borromeo, arzobispo de Milán, sugirió la idea de consagrar Cuarenta Horas a la adoración al Santísimo Sacramento, expuesto durante los días de Carnaval. (En reparación de las ofensas, blasfemias y excesos que se producían en la sociedad) En 1.592 Clemente VIII, extendió esta piadosa obra, convirtiéndola prácticamente en adoración perpetua, ya que las Cuarenta Horas de adoración en un templo eran continuadas sucesiva e ininterrumpidamente.
La Adoración Nocturna, como tal nació en Roma en noviembre de 1.810, durante el pontificado de PIO VII, y precisamente por causa de su cautiverio. Fue su iniciador el sacerdote SANTIAGO SINIBALDI, canónigo de Santa María in Vía Lata. Para interceder por el sumo Pontífice. Se erigió canónicamente el 23 de diciembre de 1.815, y fue puesta bajo el patronazgo de la Santísima Virgen María y del Santo español San Pascual Bailón, El Papa León XIII la elevó a Archicofradía el 27 de abril de 1824. Y San Pío X, le concedió el 8 de agosto de 1.906, el privilegio de agregarse, en perpetuo, todas las Asociaciones canónicas cuyo objeto sea la adoración nocturna al Santísimo Sacramento.
El 6 de diciembre de 1.848, un israelita convertido, llamado HERMANN COHEN, en compañía de diecinueve caballeros franceses en la Iglesia de Ntra. Sra. De las Victorias de París, celebraron su primera Vigilia. Propagándose de esta manera por todo el Continente. En España se tiene constancia de celebrarse el Culto al Santísimo Sacramento, mediante las Cuarenta Horas hacia el año 1.814.
Pero la Adoración Nocturna en España, no se fundó como tal, hasta el 3 de noviembre de 1.877, veintinueve años después siguiendo los pasos de los caballeros de Francia.
D. LUIS DE TRELLES Y NOGUEROL, junto a 6 personas más, celebran la Primera Vigilia en la Iglesia de San Antonio del Prado de Madrid, del hoy extinguido convento de Capuchinos del Prado, enfrente del actual edificio del Congresos de Diputados.
En Arjonilla, fueron unos devotos hombres trabajadores, de humilde condición social y variados oficios, los que en 1909 iniciaron la obra que ha perdurado hasta nuestros días, habiéndose conmemorado, en diferentes momentos, su fundación con Fiestas de Espigas en las que, como motivo principal, se recuerda que nuestro sustento viene del trigo y que los símbolos del pan y el vino están unidos estrechamente a la transustanciación de Cristo en la Eucaristía. Así son de especial recuerdo para quien suscribe, el cincuentenario de 1959 y el 75 aniversario de 1984, donde pude participar estrechamente en la organización.
Pero con la celebración de la Fiesta de Espigas, el pasado 27 de junio, con ocasión del Centenario de nuestra sección, se ha consolidado el amor de este pueblo a Jesús. Gentes venidas de diferentes lugares de nuestra provincia y de otras más lejanas, han comprobado su fervor y han contribuido al esplendor de todos los actos.
Ha sido un año de intensos trabajos de preparación, aunque en realidad el deseo de celebrar este acontecimiento surge desde el momento en que se acaba la anterior. La organización comenzó con la creación, el pasado año, de un equipo de trabajo, promovido por la Adoración Nocturna, en el que han colaborado desde el párroco hasta los monaguillos, pasando por estar representadas todas las cofradías y asociaciones parroquiales.
La primera acción fue invitar al Sr Obispo, en Mayo de 2008, la segunda solicitar la colaboración de nuestro paisano Marchá, el pintor internacional que ya había donado el maravilloso cuadro del pan y las espigas con la torre al fondo entre nubes, que dio la vuelta al mundo anunciando la vigilia anterior de 1984, para que, con el cariño que siempre manifiesta por su pueblo nos prometiera otra gran obra, que ha sido la de los carteles anunciadores de este año, y, a partir de ahí, se sucedieron reuniones periódicas que han dado como resultado el ambicioso programa que se ha desarrollado con éxito, gracias al esfuerzo económico y espiritual de todos las familias arjonilleras, digo de todas, aunque ya sabemos que hay quienes no está en sintonía, pero hasta estos han contribuido con sus críticas a fortalecer la posición de un pueblo inequívocamente cristiano.
Una vez celebrada la primera reunión de la comisión organizadora, visitamos al Sr. Alcalde, para solicitar la colaboración estrecha del Ayuntamiento, Miguel Zafra nos expresó su deseo, junto a los concejales presentes, de poner a nuestra disposición cuantos medios fueran precisos y estuvieran en su mano para que el pueblo una vez más respondiese a la expectación que estas celebraciones han despertado a lo largo de los años. Se consensuaron itinerarios y se invitó a los vecinos con suficiente antelación, para que pudieran prepararse en todos los sentidos. Como actos más sobresalientes el Septenario que tuvo lugar del 15 al 21 de junio, en el que intervinieron predicando siete sacerdotes de la localidad. El día 20 intervino brillantemente en la celebración el Orfeón Santo Reino y el 27 fue la culminación de todo. Una plaza de la Encarnación embellecida con tapices y toda suerte de adornos daba la bienvenida a todos los asistentes con el acto de exaltación eucarística en el que D. Benigno Blanco, Presidente del foro de la Familia, impartió una lección magistral que dejo boquiabiertos a los presentes, sobre la familia y la Eucaristía. Fueron cinco minutos largos de aplausos los que dedicaron, puestos de pie entusiasmados, los asistentes.
Con anterioridad se entregaron los premios literarios que han sido sufragados por el Ayuntamiento, leyéndose los trabajos premiados por parte de Alba Casado, Celeste Carmona y Saleha Moussaoui, ganadoras de los premios para la ESO y por Juan Ramón Gómez, premiado en la categoría nacional, la Coral de Getafe “Nuestra Señora del Pilar y Padre Cristóbal” , que había abierto el acto, se encargó de cerrarlo con la interpretación del himno compuesto para el Centenario.
Siguió la tradicional procesión de banderas, por un recorrido desbordante de belleza, con innumerables altares, jalonado de preciosas macetas, bien cuidadas en los patios de los vecinos, tapices, guardapas en ventanas, balcones y huecos, todo con un gusto y una exquisitez extraordinaria.
La Misa con la presencia de D. Ramón del Hoyo, nuestro Obispo, concelebrada por más de treinta sacerdotes, con la intervención del coro parroquial y más de dos mil personas que abarrotaban la plaza de la Encarnación, fue el momento cumbre en que, bajo el incomparable marco de la puerta principal de la iglesia, donde estaba instalado el altar, se vivieron los momentos que verdaderamente dan razón a esta celebración. Siguió la procesión, con el Santísimo portado a hombros, sobre las majestuosas andas del patrón San Roque, por hombres y mujeres que pusieron todo su entusiasmo, devoción y respeto, conscientes de lo que llevaban. El recorrido, sólo las fotos que podéis ver a través de www.arjonilla.net, dan fe de lo que no se puede contar con palabras.
La bendición de los campos dio lugar a la despedida, que emocionada, dieron todos los que vivieron esa maravillosa noche dedicada a Jesús Sacramentado, en Arjonilla.
Portada del boletín que edita el Consejo Diocesano
imagen
Imagen
 
En 1909, un grupo de cristianos sencillos fundaron la sección de la ADORACIÓN NOCTURNA de Arjonilla, desde entonces, mensualmente, se ha ido produciendo un acto de adoración que con el paso del tiempo, sólo interrumpido por la Guerra del 36, y, con problemas de nuevos miembros, en los últimos tiempos, parece que va a llegar a su centenario, con la ilusión de seguir todo lo que Dios nos permita.
Luis Escalona Cobo, emérito adorador, que ha vivido nuestras vigilias conmemorativas, ha recopilado, de nuestra Sección adoradora, el 25 de Marzo de 1909, presentándola así: he tenido, el atrevimiento de recopilar por medio de “La Lámpara del Santuario” la crónica de la inauguración de la Sección Adoradora, el 25 de Marzo de 1909. Y digo atrevimiento, ya que no sé si esta crónica está en poder de la Sección y los adoradores la conocen. Pero dice el refrán, “no hay mal que por bien no venga”; y puede venir para estimular a las Secciones que celebren sus próximas Bodas de Plata, Oro, Diamantes o Centenario y que la llama de nuestra querida, abnegada y sufrida Obra no decaiga, y nuestras secciones en su largo caminar, conseguir estando en activo, estos aniversarios que nos hacen perseverar más y más como adoradores.
"Con piedra blanca al estilo romano debe Arjonilla, en la provincia de Jaén, señalar la fecha 25 de Marzo de 1909. En ese día, en que la Santa Iglesia celebraba la Encarnación del Hijo de Dios, la divina Providencia permitió que fuese señalado en este pueblo para inauguración de la Sección Adoradora Nocturna del Santísimo Sacramento, fundada por el celoso adorador D. Eduardo Páez Vargas.
Las campanas con sus ecos anunciaron la alborada del por todos conceptos esplendente día, y la música tocó diana, anunciando con sus acordes la hermosa fiesta que iba a celebrarse. Por todos lados y por todos los caminos vinieron a nosotros nuestros hermanos adoradores de todas las Secciones de la provincia, y todos los rostros denotaban la alegría de que Arjonilla tuviese su legión eucarística y pudiera dar esta gallarda muestra de su amor entrañable al Eterno Creador y manifestar su cultura y su fe religiosa, poniéndose al nivel de los pueblos cristianos que fian su presente y esperan su porvenir al amparo de la Religión, simbolizada en el culto al Santísimo Sacramento adorado en dulce coloquio de amor, como debe ser entre el Señor y su siervo.
Músicas y voladores, gritos de alegría y manifestaciones de entusiasmo acompañaron a la iglesia a la Sección de Arjonilla y representantes de las más de la provincia, y allí el digno Párroco, D. Ildefonso Gallego Blanco, bendijo la bandera que generosamente había regalado la Sección S. A. R., la serenísima Señora Doña Isabel Francisca de Borbón, Infanta de España. Enhiesta por el Párroco la gloriosa y bendita enseña, este dirigió la palabra a los que bajo los pliegues de aquella iban a formar la hermosa hueste adoradora y de las manos del Párroco pasó la bandera a la del Exmo. Sr. D. José Coello Pérez del Pulgar, padrino designado por su Alteza Real para representarla en aquel acto.
Los inscritos adoradores, en un gran número, fueron jurando la bandera e imponiéndole el distintivo, y hecho esto procediose a manifestar a S. D. M. con gran solemnidad y lujo.
Préstase la iglesia de Arjonilla por su esbeltez, por su grandiosidad y por su arte a esta clase de cultos grandes, e iluminada por millares de luces y perfumada por infinidad de flores que exornaban sus altares, parecía como templo dedicado al amor celestial más que a la severidad
del rito ordinario. Adornaban el retablo, de purísimo estilo renacimiento, caprichosos haces de luces. Destacábase en el manifestador la hermosa Custodia, de estilo plateresco, de esta iglesia, y reflejaba destellos argentados toda la plata de candelabros y cruces, atriles y sacras que tiene esta parroquia. En el presbítero bajo, ocho banderas y otras tantas Secciones estaban cual trofeos apreciados, y así empezó una fiesta solemne, acompañada por la orquesta de este pueblo y exornada por una gran masa de sacerdotes que en el coro estaban, y cuatro clérigos revestidos de capa y cetros para mayor esplendor del Sacrificio.
Al cantarse el Evangelio, tomó el del Preste la bendición un fraile Dominico, humilde en su apostura, joven en su persona, y este fue luego a ocupar la Cátedra Sagrada. Fr. Jesús Sagredo, fraile Dominico de la Orden de Predicadores, con palabra fluida y castiza, con el ardor del apóstol, con la galanadura del que ocupó una celda en el convento de San Jacinto de la poética Sevilla, hizo un discurso todo él dedicado al culto nocturno del Santísimo Sacramento; y aquel humilde fraile, hablando de Eucaristía, explicando la significación de la adoración, resultaba tan grande, tan profundo y convincente, que llevaba el corazón de los que le escuchaban unción sagrada y fervorosos propósitos para seguir la senda que con su pulida palabra iba marcando a los que querían acercarse a Dios y rendir el culto debido al que es Rey de Reyes y Señor de todo lo criado. No conocíamos al hijo de Santo Domingo, y quizás no volvamos a escuchar su palabra; pero dichosos los que la oyen, porque ellos llevan en su corazón fe para largo tiempo y propósito de vida cristiana. A las cuatro de la tarde, sobre hermosísimo trono de plata y llevado a hombros por sacerdotes, salió procesionalmente Su Divina Majestad, precedido de las banderas de las Secciones concurrentes, escoltado por fuerzas de la Guardia Civil y acompañado por infinidad de adoradores y de devotos pertenecientes a esta Villa. Las despejadas y amplias calles, con colgaduras y adornos; la música con los majestuosos ecos de la Marcha Real; la multitud de sacerdotes vestidos con los mejores ornamentos; las insignias de todas las Cofradías del pueblo; las autoridades, que con una sola excepción ostentaba el distintivo de adoradores; lo tibio de una tarde de primavera; el sol arrancando destellos al herirlos en las fimbrias de los dorados ornamentos y a las argentadas insignias, y sobre todo, elevándose sobre su rico trono por encima de todas las cabezas la Custodia envuelta entre violetas y azahares y entre las espirales de las nubes de incienso y mirra de los turiferarios, constituían un hermoso cuadro, solo comparable por su grandeza y majestad a las visiones de sagrado autor del Apocalipsis.
Concluida la procesión constituyóse la guardia para celebrar la Vigilia inaugural, y después del Invitatorio volvió el Padre Sagredo a dirigir la palabra a los adoradores. Fue su plática sobria, pero llena de unción; ferviente e insinuante cuando estimulaba a los nuevo cruzados a no abandonar jamás la Custodia del precioso tesoro que se le había confiado, y explicó la multitud de gracias que la Iglesia, por medio de su Pastor concedía a los que en el silencio de la noche se dedicaban a adorar al Sacramento. A la hora del alba díjose la Misa de Comunión, acercándose al sagrado convite cerca de doscientos adoradores, dándose fin a la Vigilia con la Reserva y bendición a los concurrentes.
A los actos asistieron una representación de la Diocesana de Jaén con su bandera, la Sección de Andújar con la suya, acompañada de los veteranos D. José María Bellido y D. Alberto González; la de Torredonjimeno; la de Torreperogil, con su Presidente d. Luis Arredondo y el virtuoso Sacerdote D. José Villar; la de Torredelcampo, con su ilustre y virtuoso Director espiritual, D. José María Callejas; la de Arjona y la de Marmolejo, a la que acompañaba el Párroco de aquella iglesia, Sr. Aranda.
Dios y su Santísima Madre den a esta Sección constancia para continuar la Obra empezada y sigan por el camino emprendido el Sr. Bernal, Presidente del Consejo de la Sección, y los señores D. Miguel Barberán, D. Juan Pons y D. Luis Muñoz Cobo, Capellán, Tesorero y Secretario del Consejo de la Sección Adoradora de Arjonilla.- Un adorador.
Recopilado por LUESCO
a.v.c.e.f.
imagen
“EL CIELO RECIBIÓ A UNO DE LOS NUESTROS”

El pasado 13 de noviembre, a los 91 años, nos dejó nuestro presidente honorífico Ildefonso Rueda Mercado, un infarto cerebral sufrido el 22 de febrero de 2006, le había dejado postrado hasta ese momento.
La isquemia le había producido una hemiplejía que afectaba la mitad derecha de su cuerpo, falta de conciencia y una perdida de la función cerebral irrecuperable, a pesar de que en ocasiones reía o lloraba, con facilidad, ante nuestra presencia o la de cualquier conocido; también emitía sonidos entonados cuando le cantabas alguna canción conocida, sobre todo si era del Santísimo o de la Virgen.
Pese a la gravedad, hasta el momento de su óbito, todos sus hijos le hemos cuidado con el mimo y cariño que su gran ejemplo de buen padre, marido y maestro de la vida se merecía.
Inesperadamente, un encharcamiento pulmonar como consecuencia de un resfriado, lo arrebato de nuestro lado, casi sin darnos cuenta, dulcemente.
Le hubiera gustado estar más tiempo entre nosotros para disfrutar de sus hijos, sus nietos y sus biznietos, pero Dios se lo quiso llevar de manera que no se notase ese miedo a dejar este mundo que todos tenemos, por eso, tal vez le privó del grado de consciencia y conciencia suficiente, para que sus pensamientos no entablaran la dura batalla de su proximidad.
La sección de Arjonilla, especialmente, y todos los que lo conocían lo echarán de menos, yo todavía más, puesto que, además de un amigo de toda la vida, era mi suegro, mi valedor dentro de la obra, el que me inculcó el amor a ella.
En 1984, después de haber celebrado el 75 aniversario de nuestra sección, me propuso para sustituirle y desde entonces tengo el honor de presidir este grupo de adoradores, que se aproxima a la celebración del centenario en 2009.
Alfonso, como lo conocían todos, era un hombre sencillo procedente de una familia humilde, que trabajo casi toda su vida de transportista, con su viejo camión en los años cincuenta, trayendo los bultos que el tren dejaba en la estación de Arjonilla, que dista unos cinco kilómetros de la localidad, después se dedicó a la representación y distribución de bebidas, criando a sus cinco hijos con el ejemplo de su esfuerzo y transmitiéndoles las virtudes cristianas que tan bien supo captar.
Como San José, era amante de la carpintería, ya que el oficio de su padre era este y además de ser “un manitas” de la mecánica, que aprendió por necesidad, nos proveía de pequeños utensilios que fabricaba en su propio taller.
Siempre tenía un momento para Dios y no escatimaba esfuerzos, cuando de darle culto se trataba. Toda su vida lo tuvo presente, sobre todo durante los veinticinco años que fue Ministro Extraordinario de la Comunión y a lo largo de su dilatada presencia en la Adoración Nocturna, a la que perteneció desde antes de la Guerra Civil.
Los adoradores siempre recordaremos las preces que añadía en las vigilias cuando el sacerdote nos requería, en ese momento, con las palabras más sencillas que pueden salir del alma de una persona, que llevaba siempre en el corazón las necesidades del mundo, el amor a cuantos le rodeaban, dejaba siempre mudos a todos, desde el más erudito al más iletrado de los que asistíamos a aquellas vigilias a la antigua usanza.
No pudo ver terrenalmente uno de sus mayores deseos, la ceremonia que cuando se publiquen estas líneas habrá conferido a su nieto Alfonso, el Sagrado Orden del Diaconado, pero, desde su privilegiada tribuna, se habrá sentido orgulloso de su contribución al hecho a través de sus oraciones, como se sentirá el día que toda su familia, recordando el ejemplo que nos dio, unida, siga sus pasos hacia Dios y se encuentre con él.
Cada fin de año, cuando tocaba levantar la copa de cava, siempre esperábamos su: “bueno, por si el año que viene no estoy”, y yo le decía: “eso lo hace para asegurarse otro año más”. El año pasado ya no fue consciente de nuestro deseo, pero se tuvo que sentir una vez más satisfecho de verse rodeado de toda su familia, a la que adoraba. En aquel momento, le pedimos a Dios que, aunque fuera testigo mudo de nuestro brindis, nos lo dejara mucho tiempo, mas, emulando al santo Job con el que tenía tanto parecido: “El Señor nos lo dio, el Señor nos lo quito”.
Desde este boletín, que tantas veces le servía de deleite y solaz, quiero expresar todo el agradecimiento, que supone haberlo tenido como un buen padre, y, como un ejemplo de cómo se puede ser santo, a través de la sencillez y el obrar siguiendo los caminos de Dios.
Aurelio Ortega Barrera. Presidente de la Sección de Arjonilla.
imagen
ORACIÓN AL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman

HISTORIA
El culto a la presencia Real de Jesucristo en la Eucaristía, se incrementa a raíz de la institución del Corpus Chisti por la Iglesia en el año 1.264, florecieron desde entonces muchas Cofradías del Stmo. Sacramento, y algunas de ellas y por su especial espíritu de reparación, se llamaron Cofradías de Penitentes.

Especial importancia cobró la Cofradía radicada en la iglesia de Santa María de Roma en 1.530, fue aprobada y erigida canónicamente por Su Santidad Pablo III, en 1.539.

San Carlos de Borromeo, arzobispo de Milán, sugirió la idea a sus fieles de consagrar Cuarenta Horas a la adoración al Santísimo Sacramento, expuesto durante los días de Carnaval. (En reparación de las ofensas, blasfemias y excesos que se producían en la sociedad)

En 1.592 Clemente VIII, extendió esta piadosa obra, convirtiéndola prácticamente en adoración perpetua, ya que las Cuarenta Horas de adoración en un templo eran continuadas sucesiva e ininterrumpidamente.

La Adoración Nocturna, como tal nació en Roma en noviembre de 1.810, durante el pontificado de PIO VII, y precisamente por causa de su cautiverio.

Fue su iniciador el sacerdote SANTIAGO SINIBALDI, canónigo de Santa María in Vía Lata. Para interceder por el sumo Pontífice.

Se erigió canónicamente el 23 de diciembre de 1.815, y fue puesta bajo el patronazgo de la santísima Virgen María y del Santo español San Pascual Bailón,

El Papa León XIII la elevó a Archicofradía el 27 de abril de 1824.

Y San Pío X, le concedió el 8 de agosto de 1.906, el privilegio de agregarse, en perpetuo, todas las Asociaciones canónicas cuyo objeto sea la adoración nocturna al Santísimo Sacramento.

El 6 de diciembre de 1.848, un israelita convertido, llamado HERMANN COHEN, en compañía de diecinueve caballeros franceses en la Iglesia de Ntra. Sra. De las Victorias de París, celebraron su primera Vigilia. Procediendo de esta manera a ser conocida en todo el Continente

En España se tiene constancia de celebrarse el Culto al Santísimo Sacramento, mediante las Cuarenta Horas hacia el año 1.814.

Pero la Adoración Nocturna en España, no se fundó como tal, hasta el 3 de noviembre de 1.877, veintinueve años después siguiendo los pasos de los caballeros de Francia.

Dº LUIS DE TRELLES Y NOGUEROL, junto a 6 personas más, celebran la Primera Vigilia en la Iglesia de San Antonio del Prado de Madrid, del hoy extinguido convento de Capuchinos del Prado, frente por frente al actual edificio de Congresos de Diputados

Y el 3 de noviembre de 1.878, el Cardenal de Toledo D. Juan Moreno Maisonave, aprueba los Estatutos y Reglamentos de la A.N.E.

BREVE HISTORIAL DE DON LUIS DE TRELLES

(Actualmente en proceso de Beatificación), fue natural de Viveiro.

Dº. Luis de Trelles, fue abogado, político, periodista y fundador de la A.N.E (Adoración Nocturna Española).

Catedrático del Notariado en Coruña, Impartió clases de Derecho Civil, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Santiago de Compostela.

Fue Diputado en Cortes.

Comisionado ministerial para el canje de prisioneros de la guerra (Tercera guerra carlista)

En su vida profesional ejerce la abogacía, como abogado de pobres. Se dedicó especialmente, por la gente más necesitada y marginada por la sociedad.

Funda en Viveiro (su Ciudad natal) la CONFERENCIA DE SAN VICENTE DE PÁUL. Y se afilia a la Pía Unión Vicentina de Viveiro

El 1 de enero de 1.870, sale a la luz. "LA LÁMPARA DEL SANTUARIO".

El 8 de diciembre 1.972, inaugura el Centro Eucarístico de Madrid

El 21 de mayo de 1.879 fundó la Sección de Zaragoza

El 4 de junio de 1.880 fundó la sección de Valencia

En la Provincia de Valencia funda:

2-11-1882 Alcira

9-04-1883 Játiva

21-12-1883 Carcagente

01-04-1884 Agullent

01-05-1884 Castellón y Villar del Arzobispo

02-08-1884 Algemesí

15-10-1884 Alcoy

13-02-1885 Sueca

16-01-1886 Benicarló

02-04-1886 Villarreal

Fallece el 1 de julio de 1.891 en Zamora

El 1 de julio de 1.941, al celebrar el 50º aniversario de su muerte, los resto fueron trasladados a la Iglesia de San Esteban de Zamora

El 22 de junio de 1.991 en el centenario de su muerte, se trasladan sus restos a la catedral de Zamora.



imagen
AL PIE DE LA PARROQUIA
Diciembre de 2000

Querida abuela Encarna:

Ya se respira el aire de la Navidad, nuestras calles se engalanan, los primeros frutos brunos de los arberquines van cayendo en el trujal absorbidos por la moderna maquinaria; en un sinfín de piruetas entregan su cuerpo leñoso y junto a su espíritu líquido se convierte en elixir de vida, en lubricante indispensable para nuestro organismo. Junto a los nuestros de siempre, los grandes trabajadores que con sus fatigas y sudores laboran en nuestras tierras y esperan ansiosos el comienzo de la recolección, otros, venidos de allende los mares, de nuestros países queridos pero poco cuidados de Hispanoamérica, de las tierras hermanas del norte de Africa, de los pueblos de la Andalucía más profunda y necesitada. Hay que buscar y parece que aquí, donde el paro es una rémora, se puede encontrar un trabajo tan decente y lo suficientemente productivo como para poder vivir. He conocido a hermanos de Ecuador que han hecho tan larga travesía para conseguir un trabajo digno. La mayoría tienen un elevado nivel cultural y vienen al otro lado del charco buscando lo que nuestros antepasados buscaron en sus tierras. Nosotros siempre habíamos soñado con un tío en América, ellos y ellas, muchas veces, engañados, sueñan con un bien remunerado empleo en la vieja Europa, que les pueda dar riqueza. De cualquier modo, ya no se pasan tantas fatigas como antaño y estos primeros días se han visto precedidos de unas copiosas lluvias que harán más moldeable nuestras arcillosas tierras, facilitando así el acopio de tan estimables frutos.
Contemplar el resplandor del pueblo en la distancia cuando viajamos por la noche, de regreso de cualquier lugar, es un verdadero placer para el sentido de la vista. El alma de Arjonilla, enrojecida, refrendada en su esplendor por el incremento de luminosidad, ofrece un espectáculo inenarrable, si además se divisa la torre, podemos imaginar una gran embarcación cuyo palo mayor fuera la misma, un trasatlántico emergiendo entre olas y brumas que surca nuestra imaginación y se balancea al ritmo de los bandazos que nuestro móvil experimenta, ante el magnífico estado de las grandes autorrutas que ni con sarcasmos nos arreglan. Las luces “avisa volátiles” de las otras torres de telefonía móvil le confieren aún más sentido a la imaginaria nave, pues bien pudieran ser el resto de mástiles menores.
Nos preparamos, como te decía, para recibir expectantes el que si ha de ser el inicio de un nuevo siglo y milenio. Tenemos que ser adventistas y preparar con exquisito esmero la venida de nuestro Redentor. Será un hito en nuestra vida conocer el nuevo año, ese 2001 que cuando Stanley Kubrick lo inmortalizó con anterioridad con su famosa trilogía sobre la odisea espacial, nos parecía tan lejano, por fin está aquí, ya estamos tocándolo. Tal vez no sea como lo imaginábamos, pero seguro que será muy diferente a como era nuestra vida hace veinte, treinta o cuarenta años. Por aquel entonces los cines hacían su agosto en estas fechas. Recordarás el cine del abuelo Alfonso Jiménez, o el de Calatrava, posteriormente, que se llenaban ante el reclamo de algún espectáculo flamenco, de copla o variedades. Especialmente era este último el que enardecía a los parroquianos, un espectáculo que, como su nombre indica, reúne números cortos, variados e independientes de diversos géneros artísticos. Como se podían representar en teatros o en ocasiones en cafés u otro tipo de locales, no nos faltaban en los momentos en que había dinerito fresco, recién ganado en la recolección. Estas distracciones eran muy frecuentes a finales del siglo pasado y hasta bien pasada la mitad del actual. Muchos de los grandes genios del cine en sus comienzos proceden de este tipo de espectáculos, como Charles Chaplin, Buster Keaton, Stan Laurel y Oliver Hardy. El humor, la magia, el baile y los números circenses eran y siguen siendo los más habituales en el mundo de las variedades. En los locales donde se realizaban las primeras proyecciones cinematográficas, se ofrecía un programa combinado de películas y números de variedades, aunque esto no lo recuerdo en nuestra villa. En los tiempos que precedieron y siguieron a los albores de la democracia, y recordando que ahora se acaban de celebrar los fastos del veintidós aniversario de la Constitución, proliferaron los “night-club” donde actuaban transformistas, que son artistas de variedades especializados en el rápido cambio de indumentaria. Este apelativo se popularizó como género a inicios de este siglo que fenece. También se exhibían los “travesti”, palabra que viene de una deformación del adjetivo «travestido» que se aplica al hombre que ha adoptado indumentaria y gestos femeninos. Supongo que también habría alguna que cumpliera estas condiciones pero a la inversa, por lo que en el escenario no dejan de ser artistas, masculinos o femeninos, que imitan o parodian a personajes del sexo opuesto. Trabajo que se relaciona y a veces se confunde con el del transformista.
Aunque la mayoría de estas funciones tenían la calificación moral al uso de “mayores de dieciocho o veintiún años”, también había alguna que otra tolerada. No olvido, cuando aparecía alguna mujer en el escenario, aquel grito al unísono que salía de las viriles gargantas de aquellos hombres ávidos de expansión erótica: ¡Aire, aire! Tratando de levantar con una ferviente mirada de ojos desorbitados aquellos trajes de baile, aunque fuera para divisar un tobillo o un muslo de aquellas esforzadas chicas de las compañías de revistas que a la llamada de la cosecha podían sobrevivir actuando por los pueblos, al socaire de la época de vacas gordas, pues las flacas ya vendrían después.
Yo era demasiado joven por aquel entonces, pero si que me colé alguna vez, cuando estudiaba en el instituto toxiriano y recuerdo haber visto a Juanito Valderrama y Dolores Abril, a Manolo Escobar y a Farina, entre otros. Para ver el espectáculo de estos había tolerancia, sin embargo para otros de revista, donde el lenguaje podía ser algo mordaz, zahiriente, incluso soez o maligno para ciertas edades, y aunque pareciéramos algo zangolotinos, el requisito de una mayoría de edad cuya frontera estaba en los dieciocho años, o veintiuno si la función era más atrevida, de modo que esquivábamos el problema yéndonos al gallinero y cambiando la fecha de nacimiento de nuestro carné de la OJE, obligatorio por aquellos tiempos. Aprovechando la oscuridad del acceso y la miopía del portero, conseguíamos entrar. A pesar de respirar cuando accedías a tu asiento, la verdad es que no estabas tranquilo, no las tenías todas consigo y cierto miedo y hasta remordimiento te invadía el ser, una perceptible desazón te apresaba el sistema nervioso haciéndote la velada demasiado angustiosa. Era la edad en que mostramos mayor interés por descubrir los vicios y virtudes del mundo de los mayores.
El pasado domingo, día 10, se trasladó el Santísimo a la capilla de la Virgen del Rosario, después de dar por finalizada su restauración, tras el terrible incendio que no queremos recordar. Después de una intensa y extensa misa de doce (el momento lo requería), concelebrada por Don Angel Martínez, Don Angel Simón y el párroco, se llevó el Cuerpo de Cristo, bajo palio, en solemne procesión por las naves laterales del templo, hasta el nuevo Sagrario. Al comenzar la Santa Misa, nuestro pastor hizo la presentación de la Capilla aportando cuantos datos de interés pudieran satisfacer la curiosidad de los asistentes, según sus propias palabras ha quedado “mucho mejor que antes”. Agradeció a todos los que han colaborado, especialmente al pueblo cristiano de Arjonilla, y citó a los más directos colaboradores en cuanto han aportado algo material plasmado en los enseres que conforman el lugar santo. Mención final para Don Angel Martínez del que, después de glosar su nacimiento circunstancial en Barcelona y elogiar su incontestable ascendencia arjonillera con certificado de pura cepa, dijo: “...nieto de Martinico, sus abuelos, desde el cielo, interceden por todos nosotros, gracias en nombre de todo su pueblo...”
Sobre la capilla dijo nuestro regidor eclesial que será el centro fundamental de esta comunidad que es donde se encuentra Jesucristo, el eje esencial de nuestra vida. Y sobre este santo lugar, aparte de la descripción que puedas leer en nuestra revista por los entendidos en arte, yo añadiría que el fuego se ha perpetuado, purificando con su resplandor la estancia, que un dorado fulgor hace deslumbrante la presencia de Dios en el recinto sacro. Desde ahora tenemos un nuevo tesoro que admirar y un sitio donde recogernos en la hospitalidad de Dios.
Después habló D. Angel en su homilía, con la claridad y la emoción que caracterizan sus lecciones magistrales desde el presbiterio de la iglesia de su pueblo, yo creo que este cura nuestro con su saber por sabio y por la experiencia cronológica nos obsequia con catequesis de un alto valor cuando escribe en “Al pie de la Parroquia”, pero creo que en el medio escrito las palabras desnudas no llegan a nuestro intelecto a través de los ojos como las vestidas con el calor del verbo a nuestros oídos. La mayoría de las veces por muy atractiva que sea la lectura, no rasga nuestros sentimientos como la que nos entra fresca por los oídos. Felicito al embajador de Arjonilla en San Ginés por su elocuente y bello discurso.
Después de la comunión no faltaron las palabras sentidas y emocionadas de Don Angel Simón, nuestro anterior Párroco, quien hizo un breve recorrido por sus sentimientos hacia Arjonilla y sus habitantes, por la fecha amarga del siniestro y por aquella sensación de disgusto que sintió cuando se fue, y que cualquier persona que se vaya de este pueblo sentirá en el momento de la partida. Todo fue muy emotivo y la hora y media que vivimos con intensidad se hizo corta.
Ya sólo me queda desear a todas tus vecinas y amigas que pasen una feliz Navidad y esperarte anhelante para poder abrazarte en persona, mientras te doy un fuerte beso postal, tu nieto,
El Roque (au170850@teleline.es)
 
imagen
NUESTRA SECCIÓN ES LA Nº 13 DE LA PROVINCIA Y LA 401 NACIONAL
Escríbeme
PARA CUALQUIER CONSULTA, OPINIÓN, ETC.